Cronica de la Ruta al Refugio de Juanar (Ojen)

Quiero empezar esta crónica dando las gracias a todos los compañeros que participaron ayer en la ruta.
¿POR QUÉ?, eso os voy a contar, lo averiguaréis al final de la crónica.


Empezamos el día estupendamente juntamos un grupito de seis bastante parejo en cuestión de niveles, la idea era de hacer la ruta a un ritmo alegre y no sé cómo me la apaño pero siempre acabo de cabeza de grupo.
Pues íbamos a buen ritmo por Entrerríos y se me acerca Carlos Lopez y me dice ¡quillo vamos a 27kmh yo aguanto el ritmo sin problema! ingenuo de mí le digo si yo también y seguimos.
Cuando menos me lo espero me veo solo con Alberto y le comento que si vamos muy rápido y el chaval que también anda bien me dice no, no vamos tan rápido a esto que aflojamos y a la altura de la fuente la teja me dice Carlos ¿tiramos por la teja? pues por la fuente de la teja, ya sabéis que yo no digo nunca que no jeje, afronte el principio de la subida cómo un campeón, ví que habían arreglado el carril y me dije aquí me hago yo un récord personal, si ilusiones mías cuando llegue a la mitad seguía malo con sus piedras de costumbre y yo sin gas para darle cadencia.
Alberto que me seguía le dije que me pasara pero patino unos metros más delante y tuvo que poner pie en tierra y Carlos y Antonio nos pasaron.
Como siempre hacemos una vez coronada la subida hacemos un reagrupamiento y otra vez todos juntos proseguimos la ruta, Carlos y Antonio subieron todo el camorro hasta la cadena cómo motos, y Alberto que lo llevaba pegado hasta el momento sé me iba así que apreté otro poco para poder seguirlo, mientras Jero y Jose iban a un ritmo más tranquilo por detrás.
De la cadena del camorro hasta el cruce de Ojén ya iba sufriendo y cada vez bajando más el ritmo hasta que me quede el último, me dio una pájara bastante grande y Antonio que sé quedo esperándome en el cruce de Ojén me dio un Gel y remedios de esos que lleva el caseros, es un tío con mucha experiencia y la Verdad que me reanimo bastante.
Segui aguantando hasta los caracolillos de Ojén, aquí me plante, no podía más estaba roto y derrotado psicológicamente, les dije a los compañeros que me dejaran que yo me buscaba la vida para volver, que si no podía recogerme nadie volvería despacito que llegaría seguro, me falto suplicarles que me dejaran; pero no hubo manera.
Se colocaron uno detrás y otro delante, esos dos fieras que son Carlos Lopez y Jero a contarme chistes y a un ritmo que ya no me acordaba que existiera, me subieron dandome apoyo psicologico hasta arriba del todo sin darme cuenta.
Una vez echa la subida de los caracolillos nos volvimos a reagrupar y Carlos me dio una super barrita de cafeina y junto a todo lo anterior y despues de un pequeño descanso parece que estaba listo para seguir, Antonio sugerio el no subir a Juanar por mi y los demas sin vacilar ni un segundo dijieron que de acuerdo, eso dice mucho de unos compañeros de ruta.
Paramos en Monda a tomar algo y me acorde de una entada que publicamos en la web del club sobre la cocacola, realmente es cierto la cocacola reanima hasta los muertos jeje y otra vez estaba a 100%.
Volvimos por la carretera a un ritmo muy bueno haciendo relevos hasta la venta los Morenos y volvimos a coger el campo por valtocado, el senderito de Jero que tanto nos gusta hasta el rio.
Quiero agradecer a esos mostruos que tengo por compañeros toda la ayuda y el apoyo moral que me dieron, cada vez estoy más orgulloso de este CLUB y de la calidad humana de la gente que lo componen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *